Novedades

 

Mensaje de Pascua del Superior Provincial

Pascua 2017 | Hno. Luis Alberto Mojica Paz | 13.04.2017

En la Pascua, CELEBRAMOS el regalo de la vida eterna que es hecha posible a través de la muerte y resurrección del Hijo de Dios. ¡Aleluya!

Mensaje de Pascua del Superior Provincial


Estimados Hermanos y Colaboradores:


Los seguidores de Cristo somos impulsados hacia un profundo misterio, un misterio ante el cual nos asombramos. Confesamos que está más allá de nuestra capacidad para explicarlo plenamente en categorías racionales. Sin embargo, dando testimonio de él con confianza y alegría, lo celebramos como recuerdo sagrado y lo abrazamos con gloriosa esperanza.


Cuando declaramos: "¡Cristo ha resucitado! ¡Verdaderamente ha resucitado!", contamos la historia del misterio del Dios trino que nos abre camino a través de los áridos desiertos de nuestros días. Dios atrae a las personas hacia su Creador y Salvador y les confiere el don de la vida abundante, que es tan poderosa que la muerte no puede erradicarla. Esta es la vida del futuro que se manifiesta a sí misma en el tire y afloje de nuestra existencia cotidiana. El Dios trino de las maravillas asciende la colina del Calvario, entrega vida para que recibamos la vida y luego la retoma nuevamente para construir una “fortaleza de esperanza” en la que los seres humanos podamos encontrar la confianza que el mundo no puede dar.


Cuando celebramos la Pascua, expresamos la confiada certeza de que el Cristo resucitado habita en nosotros aun cuando no vivimos en Cristo. En la Pascua, CELEBRAMOS el regalo de la vida eterna que es hecha posible a través de la muerte y resurrección del Hijo de Dios.  ¡Aleluya!


Fraternalmente,


Hno. Luis Alberto Mojica Paz
Superior Provincial





Además:


- Misión Joliet 2017 en el Hospital Cristo de las Américas
- La importancia del autocuidado: charla de Pilar Sordó
- Oración preparatoria
- Sanatorio Marítimo SJD recibe reconocimiento de la Fundación 'Vamos que se Puede'
- Situación de los Centros Hospitalarios de Sucre
por Hno. Luis Alberto Mojica Paz