>

Novedades

 

La vida en el postulantado de la Orden Hospitalaria en Luján

Postulantado Regional San Juan Grande | Hno. Evelio Acevedo, OH, maestro de postulantes | 16.06.2020

Cada persona que decide ingresar a la comunidad religiosa de la Orden Hospitalaria, después de un tiempo de acompañamiento vocacional en su país de origen o residencia, es admitido al Postulantado para vivir más de cerca lo que implica ser hermano de San Juan de Dios. Para esto, es necesario vivir cuatro aspectos que para poder ir cristalizando la opción de vida, como son: Vida de oración, vida personal, vida comunitaria y servicio a los enfermos.


El objetivo principal de la etapa del postulantado es brindarle a los jóvenes unas herramientas que les ayuden en su discernimiento vocacional, en este estilo de vida en el cual servimos a la persona que sufre al estilo de Jesús Buen Samaritano que impulsó a San Juan de Dios en esta obra de hospitalidad, desde un camino espiritual, que supo discernir desde el vacío, la llamada, la alteración y el compromiso; invitándonos a nosotros hermanos a continuar su legado, formando a jóvenes que libremente desean abrazar este estilo de vida.

Para lograr lo anterior es necesario tener un programa de vida que facilite el desarrollo de esto. El día a día transcurre con unas actividades que comienzan desde las 7.00 a.m. con la oración, se continúa con el apostolado dedicado a los enfermos con un programa específico de actividades que ellos mismos elaboran. En las horas de la tarde realizan deporte, y las diferentes asignaturas, materias y cursos siguiendo un programo de estudios diseñado para esta etapa de la formación. Durante la tarde se comparte a Eucaristía. Cada jornada, finaliza con las actividades programadas de acuerdo al día de la semana.

Todas estas acciones y vivencias se evalúan con los formandos en forma individual y grupal, para luego elaborar el informe con sus logros y aspectos a trabajar.

Se cuenta con una plataforma desde la curia donde se envía la información y una herramienta que nos ayuda a mirar los avances de cada formando. En conclusión, es una vida dinámica que se brinda para formar desde la libertad, y la convicción de lo que implica ser hermano de San Juan de Dios hoy.

Como formadores estamos llamados a realizar un seguimiento personalizado y comunitario, donde los jóvenes a través de nuestro acompañamiento, puedan descubrir su opción vocacional a la cual están llamados desde una opción libre y alegre, de seguir a Jesucristo al estilo de San Juan de Dios.

También somos conscientes que es un servicio delicado que la Orden y la Iglesia nos encomiendan; y para esto es necesario una formación continua que nos de elementos que ayuden a formar al joven del siglo XXI con todas sus riquezas, pero también con todas las problemáticas propias en las cuales están inmersos.

Creemos, además, que es un servicio muy exigente en muchos aspectos ya que acompañar a otras personas a discernir la llamada de Dios en sus vidas, y orientarlas en la formación para ser religiosos respetando su libertad, e invitando a la exigencia propia de toda formación es un desafío diario.

Actualmente, la casa del Postulantado Regional recibe candidatos de toda la región de América Latina y el Caribe. Es de valorar esta iniciativa de la Orden Hospitalaria. Son muchos los valores que podemos vivir y compartir desde las diferentes culturas de este gran territorio del continente americano, y más aún, en este proceso de constitución de una sola Provincia para América Latina y el Caribe.


Galería de imágenes






Además:


- COVID-19: Estado de situación en las Casas de la Orden Hospitalaria - Nueva carta del Superior General
- "Somos religiosos consagrados a la hospitalidad"
- Crónicas educativas en tiempos de pandemia con el carisma hospitalario juandediano
- 10 de junio: Beato Eustaquio Kugler, OH
- La Escuela Especial San Juan de Dios, presente más que nunca durante la pandemia de COVID-19
por Hno. Evelio Acevedo, OH, maestro de postulantes