>

Novedades

 

Ordenación Diaconal del Hno. Gustavo Muchiutti

Vida Consagrada | 26.08.2015

El 15 de agosto, acompañamos como Familia Hospitalaria al Hno. Gustavo Muchiutti en la celebración de su ordenación diaconal que se realizó en la capilla de la Casa Hospital San Juan de Dios de Ramos Mejía.

Ordenación Diaconal del Hno. Gustavo Muchiutti

“Hay una palabra central en la espiritualidad cristiana: hospitalidad. Jesús como buen maestro, envía a los discípulos a vivir la hospitalidad, a aprender una de las características fundamentales de la comunidad creyente. Cristiano es aquel que aprendió a hospedar”. (Francisco)


A continuación, reproducimos algunos fragmentos de la homilía que ofreció Monseñor Jorge Torres Carbonell durante la Ordenación Diaconal del Hno. Gustavo:

Me centro en la palabra hospitalidad porque es el lema que Gustavo eligió para la invitación, pero también porque solemos expresar algo mas hondo en estas frases que suelen ser fruto de una mirada de la propia historia, por el camino hecho y también ahora en el seguimiento. La gracia que pedís, Gustavo en este día va por ahí, seguramente.

Trato de ir también a lo que expresa este lugar, que es un santuario. Donde no solo se atiende a los que están necesitados de la salud del cuerpo, acá muchos vienen para encomendar a los que pasan sus horas internados; pidiendo la gracia que San Juan de Dios y tantos que han caminado según el carisma de la Orden.

“La radicalidad evangélica en la vida religiosa es seguir al Señor de modo profético”. (Francisco a la Vida Consagrada n°2). Entiendo aquí el evangelio que nos toma dándonos sentido a nuestras vidas y de un modo especifico en los que viven al servicio de los que están enfermos. Animados con la pasión que brota por ver a Jesús en cada hermano y de un modo particular en aquello de: “estuve enfermo y me visitaste” (Mt 25).

Y en las visitas, que en ustedes están manifestando el don de la consagración, haciendo la vida sagrada para brindarla en cuerpo y alma a los que no tienen salud.

Cabe como pedido desde aquí, desde este santuario este pedido con esta frase de Francisco para el Año de la misericordia en el n° 10 del documento: “la credibilidad de la Iglesia pasa a través del camino del amor misericordioso y compasivo”. Que seamos compasivos, con gestos permanentes de compasión.

Hace unos días Gustavo, coincidíamos con el recuerdo de las palabras de Francisco en Paraguay cuando reflexionó en torno a la misión de los primeros enviados, al decir que “la Iglesia tiene que ser casa de hospitalidad”, aprendiendo a recibir con la propia vida al hambriento, al enfermo y así recibir a quienes tienen necesidad de mayor cuidado.

Ser entonces hospitalarios con esta característica: “Dios nunca cierra horizontes, Dios nunca es pasivo al sufrimiento de sus hijos. Dios nunca se deja ganar en generosidad. Por eso nos envía a su Hijo, lo dona, lo entrega; para que aprendamos el camino de la fraternidad, el camino del don. Es definitivamente un nuevo horizonte, es una nueva Palabra para tantas situaciones de exclusión, encierro, aislamiento. Es una Palabra que rompe el silencio de la soledad”; como dice todavía Francisco.

- Juan en el capitulo 6, nos muestra que Jesús se entrega para ser alimento. Ahí está la raíz de la hospitalidad: el ser tomados y entrar en una comunión que no deja espacio en la vida que se esta brindando.

- Esta hospitalidad despunta el don, que es el carisma recibido de Dios. Por eso, al tomar de la mano a mi hermano, es mi corazón el que lo está tocando. Es mi vida la que busca esa comunión y esta comunión, es la que a su vez, esta haciendo Cristo conmigo. Y con Cristo, que está ahí en mi hermano enfermo, esperando en su necesidad.

- Son los sufrientes, los que están al borde del camino, los que piden de mi tiempo: que sea sin limites, que les de la sensación verdadera que no son solo pacientes: que son mis hermanos! Porque cuando medimos demasiado la entrega solemos quitar lo mas hondo de nuestras miradas.

- La hospitalidad busca hacerse cargo. Y esto lo aprendemos en la oración, cuando empiezan a pasar nombres que traemos ante el Señor. La hospitalidad pasa a ser intercesora. Por eso Jesús luego del milagro de los panes, “arrastró” a los que estaban aprendiendo a seguirlo. Para que se pusieran ante el Padre y le contaran de tantos que padecen.

- Y que esta hospitalidad la fueran encarnando. Que fuera despuntando el don recibido y pasar a ser prolongación del Amor de Cristo que se quiere seguir encarnando en los necesitados de su visita.
- Que la hospitalidad en tu vida Gustavo y en la todos nosotros, sea un gesto de misericordia que permanezca. Desde la Eucaristía, que seamos una ofrenda permanente.

- Nunca nos vamos a arrepentir por el tiempo que dedicamos para escuchar y luego avanzar en lo más profesional. Esto lo aprendí acá, porque la hospitalidad tiene mucho de recibir la vida como viene.

- Es este un signo muy distintivo en los santuarios y este lo es. El peregrino llega necesitando de ser recibido, escuchado y así atendido en sus problemas. Y para esto no hay medida de tiempo y es muy sanador que no demos la sensación que estoy de paso o que el que viene a continuación es más importante que él.

- Hospitalidad es hacernos cargo de la vida y esta seguirá bendecida por un hermano que lo recibió estando para él. Mirándolo con compasión y sanando en lo que pueda ayudarlo a seguir.

- Dijo Francisco en Albania en un centro de caridad: “En lugares como éste, todos confirmamos nuestra fe, se nos hace más fácil creer, porque vemos la fe hecha caridad concreta”.

Pido al Señor Gustavo en este día, que tu vida sea expresión de lo que ha sido para vos la Orden, que la huella que ya esta escrita en vos y que ahora en el servicio que asumís por la consagración diaconal estas invitado a seguir creciendo, sea un signo permanente de hospitalidad.


Galería de imágenes






Además:


- Respuestas a preguntas frecuentes sobre la bacteria Streptococcus pyogenes
- 21 de septiembre: Día de la Sanidad
- Celebración de las fechas patrias de Chile
- Avanza el proceso de Unificación Regional
- Análisis de la situación económica argentina