Que Dios bendiga y conceda a nuestros Hermanos el carisma de la Hospitalidad en cada una de sus decisiones, dejándose guiar y acompañar por San Juan de Dios y la experiencia que él vivió.