>

Novedades

 

La Iglesia será más rica con este Capítulo General

LXIX Capítulo General | 16.01.2019

Por tradición, los Capítulos Generales suelen estar moderados por un religioso externo. En este 69° Capítulo, el moderador que acompaña a los Hermanos de San Juan de Dios es el Padre David Glenday, misionero comboniano y ex secretario general de la Unión Internacional de Superiores Mayores.

La Iglesia será más rica con este Capítulo General

Padre David ¿cómo se vive el Capítulo General de una Congregación que no es la suya? ¿y además como moderador?

¡Me siento abrumado por una multitud de sentimientos! Ante todo es un honor, porque los Hermanos confían en mi. Un sentimiento de aprensión también, ante la responsabilidad que me han confiado. Es la cuarta vez que acompaño un Capítulo General de una Congregación que no es la mía. Me he subido al barco con los Hermanos y ahora soltamos las amarras y ya veremos donde nos llevarán los vientos y las corrientes. Empecé a entablar relaciones con los Hermanos hace 2 o 3 años y tuve la suerte de vivir momentos importantes con ellos. El Señor nos guía y mi experiencia me permite decir que a menudo nos lleva por derroteros inesperados.



¿Cuáles son los desafíos de un Capítulo General?

Creo que el desafío principal es el de encontrar una forma de vivir nuestro carisma en un mundo en mutación permanente. No tengo ninguna duda sobre la actualidad del carisma hospitalario de San Juan de Dios. Responde a muchos problemas actuales de nuestras sociedades. El desafío consiste en discernir como vivirlo. ¿Cómo gestionar instituciones tan grandes? ¿Cómo responder a las políticas sanitarias que son cada vez más complejas? ¿Cómo encarar las diferencias culturales presentes en la Orden, de un lado a otro del mundo? … Un Capitulo General es una oportunidad durante el cual no se puede dar nada por garantizado. Por eso es muy importante vivirlo en un ambiente de oración y confiando plenamente en Dios. Es fundamental escuchar atentamente lo que el Espíritu Santo nos quiere decir, junto a un encuentro de culturas para no permanecer cerrados.



¡Una actitud para nada fácil habida cuenta de que la Orden está presente en 54 países!

Me impacta la diversidad cultural presente en la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios. ¡De por sí ya es un milagro conseguir trabajar juntos con tanta diversidad! No es fácil y tampoco es confortable pasar continuamente de un idioma a otro teniendo los auriculares pegados a las orejas durante varias horas… Las premisas sin embargo me parecen buenas. Ahora hay que rezar y confiar en Dios. El Espíritu Santo nos dice que cada uno de nosotros está hecho para el otro. Este Capítulo es una bella oportunidad para recordárnoslo y para apoyar a la Orden en su misión de hacer el bien a las personas más frágiles.

Usted insiste mucho en la oración. Es interesante ver como van llegando numerosos mensajes de Hermanos y Colaboradores de todo el mundo que se unen a la oración de los capitulares.

Esta comunión de la oración universal es muy importante, es una fuente de fuerza y de luz para la Orden Hospitalaria en esta ocasión importante para su historia. Habrá sin duda alguna momentos de alegría, pero también momentos más difíciles a lo largo de este Capítulo. Este sentimiento de comunión es indispensable. Nos revela que el carisma de la Familia hospitalaria no es de propiedad de algunas personas, es un don hecho para la Iglesia y para el mundo. Esta participación de los Hermanos y Colaboradores de todo el mundo es un don. La Iglesia será más rica con este Capítulo, estoy convencido de ello. 






Además:


- Semana de San Juan de Dios en Ramos Mejía
- Solemnidad de San Juan de Dios en Ramos Mejía
- La familia hospitalaria de Viña del Mar celebró la fiesta de San Juan de Dios
- Acreditación en Salud y Humanización
- Genética médica y perspectivas bioéticas