>

Novedades

 

3 de junio: Festividad de San Juan Grande

Vida Consagrada | 03.06.2020

La vida de San Juan Grande viene a ser, para todos, un ejemplo y referente de entrega a los más necesitados destacando en su vida el seguimiento radical al Jesús del Evangelio.


Este detalle, que puede parecer obvio, en la vida de Juan Grande tiene una significatividad para destacar y, además, es algo que vocacionalmente no hay que olvidar: la llamada y el seguimiento es a Jesús y no a otras personas o cosas de la vida.

De su vida (nació en 1546, murió en 1600) hay detalles que te ofrecemos e invitamos a profundizar más en ello:

1. Ya de muy joven, buscó el silencio y la soledad para ver mejor la voluntad de Dios en su vida, abandonando su hogar paterno para llegar hasta Marchena, dejando atrás su Carmona natal.

2. Trabajó de vendedor ambulante de telas.

3. Queriendo llevar una vida austera y de entrega al Señor, abandonó su nombre de pila cambiándolo por Juan Pecador.

4. El encuentro con los más pobres y desamparados hizo que surgiera en él lo que entiende como su llamada a servir a los enfermos pobres.

5. Indicado por su confesor franciscano, se dirigió a Jerez donde comienza a ayudar a los presos más pobres en la cárcel.

6. Comenzó a cuidar y albergar a personas como Hospitalario en la capilla de los Remedios, en Jerez, desde donde saldría para avanzar con esta tarea.
7. Levantó, no sin problemas, un Hospital para atender a pobres y enfermos.

8. Conoció la obra llevada a cabo por Juan de Dios en Granada y decidió unirse a los “Hermanos de la Capacha”. Podría haber fundado su propia Congregación o grupo, pero prefirió unirse a lo que, en esos momentos, estaba floreciendo con Juan de Dios.

9. Su prestigio en Jerez fue creciendo y su obra floreciendo tanto en su actividad como en Colaboradores. No obstante tuvo que vivir dificultades y problemas políticos en relación a sus Hospitales.

10. En plena epidemia de peste, Juan cae y muere en las calles contagiado al estar ayudando a estos enfermos.

Por todo ello, a todos este santo Hospitalario nos recuerda la necesidad de ponernos a la escucha de lo que Dios quiere para nuestras vidas; la sensibilidad especial hacia los enfermos y el sufrimiento de los más pobres; y, por otro lado, saber y vivir que este servicio se hace desde la fe en Jesús y, por ello, no se fija ni frena en situaciones, lugares o personas concretas sino que tiene, en su vida, un horizonte amplio y abierto.

San Juan Grande, Juan Pecador... es un ejemplo de servicio y entrega desde la sencillez y la humildad que no están enfrentadas con la organización y el buen hacer.

Podría decirse que, de la mano y la palabra de San Juan de Dios, San Juan Grande desde su propia vida y ejemplo nos invita a







Además:


- COVID-19: Estado de situación en las Casas de la Orden Hospitalaria - Nueva carta del Superior General
- "Somos religiosos consagrados a la hospitalidad"
- Crónicas educativas en tiempos de pandemia con el carisma hospitalario juandediano
- La vida en el postulantado de la Orden Hospitalaria en Luján
- 10 de junio: Beato Eustaquio Kugler, OH