>

Novedades

 

La formación, docencia e investigación en los Centros de la Orden Hospitalaria

Formación | 06.12.2010

La Formación, la docencia y la investigación en los Centros de la Orden son actividades que contribuyen significativamente a la promoción de la cultura de la Nueva Hospitalidad. Son elementos claves para potenciar la dimensión Evangelizadora de los Centros.

La formación, docencia e investigación en los Centros de la Orden Hospitalaria

Interesante el día de hoy es hacer una reflexión en base a la carta de identidad en rela-ción a la Formación, Docencia e Investigación en los Centros, por la importancia que tiene en día de hoy Las Jornadas científicas en Luján.

¿Cómo afecta hoy la Cultura de la Hospitalidad que nos presentan la Carta de Identidad, los documentos de la Orden, la tradición de Hospitalidad presente en los Hermanos de San Juan de Dios a la vida de los Centros, a las intenciones de sus directivos, de sus profe-sionales, a las actitudes que desarrollamos hacia y para el enfermo o entre los agentes, a las realizaciones y objetivos alcanzados?

¿Se guían las conductas y el estilo de las personas que deben realizar el proyecto de Juan de Dios en cada Centro por las orientaciones que emanan de la Identidad y Misión de la Orden Hospitalaria? ¿Somos sensibles a los valores de la Hospitalidad vivida al estilo de San Juan de Dios? ¿Conocemos estos valores? ¿En qué se traduce todo esto en nuestro quehacer diario, en nuestros planteamientos, nuestros proyectos, nuestra dedicación hacia el enfermo…?

Ciertamente, que hasta ahora, es habitual que las personas que se acercan a los Centros de la Orden encuentran en ellos un "algo" distinto y especial. Una acogida que les ayuda en las situaciones que les traen hacia nosotros.

Sabemos que el ejercicio de una buena hospitalidad es generador de nuevos retos asis-tenciales y de nuevas metas de calidad y calidez en la atención a la persona.

Este impulso renovador es característico de San Juan de Dios que viendo y experimentan-do en sí mismo la realidad asistencial de su época se determinó a realizar hospitalidad como "él quería", "a su manera", superando las limitaciones de los sistemas asistenciales de la sociedad a la que perteneció.

Un rasgo importante, sin duda, de la hospitalidad de Juan de Dios es que siempre puede ser ejercida con mayor bondad. Con más calidad. Con más profundidad.

El hospitalario, es decir nosotros, es una persona de grandes deseos de crecer en hospita-lidad. Se trata de alguien que mira al futuro, viendo en el futuro la oportunidad de ir a más. De hacer más bien. Y en esta visión incorpora elementos prácticos configuradores de una Hospitalidad Nueva.

Por otra parte, los retos que hoy nos plantean las nuevas tecnologías aplicadas al mundo de la salud y de los servicios sociales y las nuevas formas de presencia de la Orden Hospi-talaria en una sociedad plural que se organiza de manera muy distinta a la de hace aún pocos años, ofreciéndonos nuevas posibilidades de actuación y a la vez haciendo cada vez más compleja nuestra participación en el escenario público, nos exigen una continua puesta al día de nuestras capacidades, conocimientos y habilidades.

Y en este sentido, la Orden no sólo está llamada a participar en los nuevos escenarios so-ciales en igualdad de condiciones que otras instituciones y organizaciones, sino también a ser anticipadora de nuevos modelos de hospitalidad que contribuyan a introducir nuevos modos innovadores de hacer asistencia que puedan iluminar a otros.


LA FORMACIÓN EN LOS CENTROS

¿Cuál es el papel que la Formación, Docencia e Investigación deben ejercer en los Centros de la Orden para ayudarnos a responder a los nuevos retos de la Hospitalidad?

La formación es una actividad que nos facilita posibilitar un futuro acorde y coherente con los ideales y estilo de Hospitalidad que nos propone hoy Juan de Dios. "La formación en filosofía y criterios carismáticos de la Orden Hospitalaria ha de verse como una ocasión excelente para fomentar el sentido de pertenencia y un instrumento para actualizar los valores que conforman la Cultura e Identidad de la Orden, la cual debe ser promovida por la dirección de los centros y plenamente integrada en el plan de formación del centro".


LA DOCENCIA EN LOS CENTROS

"La docencia en la Orden arranca desde el fundador San Juan de Dios, que antes de ense-ñar se dejó enseñar en Guadalupe definida en aquel dicho desde finales del XV en toda España: "Ni que hubieras andado toda tu vida a la práctica de anatomía en Guadalupe…". “Guadalupe le da una visión al mismo tiempo científica y caritativa; con el respaldo de la “Escuela” de Medicina, cuya calidad consideran los últimos investigadores de gran alabanza... (Javierre, José María, “Juan de Dios, loco en Granada”. Sígueme. Salamanca. 1996.)

San Juan de Dios realiza una formación que le permite atender a los enfermos y necesita-dos como ellos requerían. Y a través del ejercicio de la hospitalidad, integrando los cono-cimientos técnicos y científicos con una gran capacidad de amar, San Juan de Dios se con-vierte en maestro de otros que al ver cómo realizaba su labor hospitalaria y al colaborar con él en la tarea del día a día aprendieron a tratar al enfermo de una forma nueva que ha perdurado en el tiempo.

A esto le agregamos que la docencia debe ser evangelizadora y tiene que tener garantía de calidad.


LA INVESTIGACIÓN

“La Orden Hospitalaria es una institución con siglos de presencia en el mundo de la salud y de los servicios sociales; por eso puede y debe favorecer la búsqueda continua de mejo-ras de la asistencia a través de la promoción de la investigación”.

La Investigación nos ayuda a descubrir e incorporar nuevos conocimientos y formas de actuar, abre nuestros horizontes a los nuevos conocimientos de la Ciencia, la Técnica, la Filosofía, la Teología y demás disciplinas relacionadas que debemos incorporar al bagaje de nuestra hospitalidad como respuesta a las exigencias de nuestro mundo moderno.


CONCLUSIONES

La Formación, la Docencia y la Investigación en los Centros de la Orden son actividades que contribuyen significativamente a la promoción de la Cultura de la Nueva Hospitalidad y deben constituirse en elementos claves para potenciar la dimensión Evangelizadora de los Centros.

Para que los Programas de Formación inicial y de Formación continuada de los Centros tengan un carácter integrado que potencie una asistencia integral, es necesario incluir en sus contenidos aspectos filosófico-pastorales conjuntamente con aspectos técnico-profesionales en los que se presente y profundice en la historia, filosofía y carisma de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios y se ofrezca el aprendizaje necesario para la iniciación y actualización continuada del desempeño profesional específico de cada puesto de trabajo especialmente en los puestos de carácter directivo.

Consideramos la Docencia que ofrecemos e impartimos en los Centros de la Orden como un medio y una oportunidad importante de Evangelización y de transmisión de la Cultura de la Hospitalidad.

La Investigación nos permite aportar al mundo científico e intelectual, la novedad de los contenidos del proyecto global de Humanización de la Orden e incorporar conocimientos actualizados a nuestro bagaje hospitalario, conocimientos nuevos, que incluso nos pueden señalar nuevos objetivos de carácter apostólico-asistencial, por lo que la desarrollaremos adecuadamente empleando recursos materiales y humanos específicos.



Galería de imágenes






Además:


- Semana de San Juan de Dios en Ramos Mejía
- Solemnidad de San Juan de Dios en Ramos Mejía
- La familia hospitalaria de Viña del Mar celebró la fiesta de San Juan de Dios
- Acreditación en Salud y Humanización
- Genética médica y perspectivas bioéticas