>

Novedades

 

Navidad es Esperanza

Mensaje de Navidad | Luis Alberto Mojica Paz, OH - Superior Provincial | 15.12.2010

Estamos llamados a hacer realildad -en nuestro trabajo y en el contacto cotidiano con la enfermedad, la soledad y el sufrimiento- la esperanza que Jesús trajo y desea permanezca más allá de nuestros caminos difíciles y oscuros.

Navidad es Esperanza

Cuando los cristianos escuchamos durante las celebraciones que preceden la Navidad los textos del profeta Isaías, nos sentimos casi en el mundo de la ingenuidad, al escuchar decir que "el león y el cordero comen juntos".... “que el niño juega con la serpiente”…

El profeta y los profetas no fueron nunca ingenuos, conocían el peso de la historia pero conocían también los espacios del amor de Dios que ilumina y fortalece "las rodillas que tambalean" como lo leemos en la Biblia; que suscita energías donde el ser humano se creía incapaz de otra perspectiva. Nuestras navidades están llenas de lucecitas, de reuniones de amigos, de gestos de cariño y eso es creer que más allá de lo "absurdo" hay un horizonte de esperanza.

Somos nosotros los cristianos lo que tenemos que hacer real esa esperanza que Jesús trajo y desea que permanezca más allá de nuestros caminos difíciles y oscuros. Somos nosotros los cristianos los que en los espacios de nuestro trabajo y al contacto cotidiano con la enfermedad, la soledad y el sufrimiento, tenemos la misión de hacer revivir con nuestros gestos humanos calurosos, las brasas de la esperanza que viven en el corazón de aquellos que servimos.

Cuántas veces una sonrisa oportuna o un gesto de afecto, un brazo que delicadamente se tiende hacia el enfermo son puertas abiertas para pasar de la "ingenuidad bíblica" del profeta Isaías a lo que Jesús ofreció y concretizó cuando nos hablaba del amor mutuo, concreto y cotidiano del que todos estamos necesitados.

Que la Navidad traiga a nuestros corazones esa "hermosa ingenuidad" para ir más allá; para no dejar que los ojos se vuelvan incapaces de LEER EL FULGOR DE LAS ESTRELLAS, para ser signo de esperanza mas allá de lo que amenaza nuestra alegría.

Juntemos nuestras manos para creer y esperar, porque juntos es más fácil y más hermoso creer y esperar.




Además:


- Semana de San Juan de Dios en Ramos Mejía
- Solemnidad de San Juan de Dios en Ramos Mejía
- La familia hospitalaria de Viña del Mar celebró la fiesta de San Juan de Dios
- Acreditación en Salud y Humanización
- Genética médica y perspectivas bioéticas
por Luis Alberto Mojica Paz, OH - Superior Provincial