"Los envió a proclamar el Reino de Dios y a curar" Lucas 9,2

 

Pastoral de la salud es la presencia y acción, en nombre del Señor Jesús, de un ministerio de relación de ayuda, específico, entusiasta, encarnado, capacitado, iluminativo, celebrativo, creativo y organizado.

 

Tiene como objeto ofertar salud-salvación: curación, asistencia, reconciliación, sentido vital, crecimiento humano y salvación.

 

MISIÓN

Realiza su misión en el encuentro con el enfermo, su familia, con los profesionales de la salud, con las estructuras de salud y con los sanos para potenciar una cultura más sensible frente al dolor, al sufrimiento, a la discapacidad, a la agonía, a la muerte, al duelo y a la defensa de la vida.

 

La salvación realizada por Jesús, abraza en su ser concreto y en todas sus dimensiones al hombre, hasta alcanzar “la renovación de todo el orden temporal”. Por consiguiente, la Pastoral es atención y cuidado de los hermanos con el fin de llevarles una salvación integral del alma y del cuerpo, eterna y temporal, que debe realizarse en la historia de cada hombre.

 

 

¿POR QUÉ PASTORAL?

Etimológicamente el vocablo pastoral proviene de pastor. Y en la iglesia, cuando hablamos de pastoral forzosamente nos referimos a Cristo, quien se autodefine como el Buen Pastor, quien conoce a sus ovejas. ¿Quién es mi prójimo? Ha de ser nuestra pregunta, quienes están en situación de enfermedad, de sufrimiento… “El buen Pastor venda a la oveja herida”.

 

 

¿POR QUÉ EN EL HOSPITAL?

En lo que se refiere a su organización, la pastoral de la salud, además de las diócesis, parroquias y comunidades se estructura en gran medida alrededor de las instituciones especializadas del sector salud (ambulatorios, clínicas, centros psiquiátricos, etc.) y entre ellas destaca con gran relevancia la Hospital.

 

Los usuarios del Hospital buscan encontrar en él un diagnostico adecuado, un tratamiento eficaz o una intervención quirúrgica que proporcione curación o alivio permanente. Con lo cual, es inmensamente importante la cantidad de personas que asisten a un hospital, por horas, días o periodos largos de tiempo. Esta es la realidad que nos lleva a reconocer el hospital como “territorio de misión”. La iglesia tiene una responsabilidad específica con este mundo especializado del dolor humano.

 

 

EQUIPO DE PASTORAL

Se trata de un grupo de personas representativas de los distintos servicios hospitalarios que juntos con el sacerdote, asumen la responsabilidad de planificar la marcha de la pastoral. Las tareas o servicios son llevados a cabo por pequeños equipos de trabajo formados por algunos miembros voluntarios. Estas personas que generalmente se las conoce con el nombre de AGENTES DE PASTORAL, son personas de carácter amable y sensible a las realidades que lo rodean. Idóneas para acompañar el sufrimiento ajeno sin el riesgo de alterar sus emociones.

 

Una de las responsabilidades importantes que tiene el equipo de pastoral es la de trabajar en coordinación con el equipo asistencial de la institución en la que esta presente. Esto con el objeto de lograr una asistencia integral a la persona que sufre y que necesita de todos para su recuperación.

 

 

¿CÓMO PUEDE EL EQUIPO DE PASTORAL, AYUDAR AL ENFERMO EN EL HOSPITAL?

 

  1. Visita Amistosa:
    concentrándose en la persona y no en los hechos externos, sabiendo escuchar, tratando de comprender y mostrando gestos de amabilidad. Aceptando la tensión del enfermo, ayudándolo a enfrentar la realidad, aunque sea dura. Se debe respetar la religiosidad del enfermo, evitando imponerle los propios estilos de fe.
  2. Relación de ayuda:
    El acompañamiento al enfermo crónico o grave requiere un tiempo mayor y una disponibilidad especial.
  3. Oración con y por el enfermo:
    Para muchos creyentes, la estancia en el Hospital será un momento propicio para la oración. En la oración del enfermo tiene un gran peso la realidad que esta viviendo, su visión de Dios, su temperamento. Cada enfermo tiene su forma original de orar.
  4. La celebración de los Sacramentos:
    Ellos son presencia y fuerza viva de Dios en la enfermedad; especialmente la Reconciliación, la Unción y la Eucaristía, le son de gran ayuda al enfermo creyente. Se debe contar con el enfermo para la celebración sacramental; es él quien lo ha de solicitar o aceptar libremente y con fe.

 

La familia del enfermo es otro destinatario importante de la Pastoral de la Salud en el hospital. Cuando una persona cae enferma su familia se ve afectada y necesita por eso atención y apoyo. En cada caso, en la enfermedad y en la muerte, nadie mejor que el sacerdote o el agente de de pastoral para prestar un valioso apoyo moral, humano y espiritual a la familia, estando cercano a ella, teniendo presente sus necesidades, ofreciéndole la atención o el servicio que necesiten.

 

El Personal que trabaja en el Hospital también es un destinatario importante de la Pastoral de la Salud, atendiendo a los agentes de salud, se esta atendiendo indirectamente a los enfermos.

 

El agente de pastoral en su relación con el personal del hospital debe tener en cuenta las siguientes actitudes:

 

  • Confianza con quienes están al cuidado del enfermo.
  • Disponibilidad para el trabajo en equipo y la colaboración.
  • Evitar actitudes dogmáticas, condenatorias y culpabilizadoras.
  • Reconocer sus límites en su actuación pastoral, entre otras

 

 

Todas las Obras de la Orden han de contar con un servicio de asistencia espiritual y religiosa, dotado con los recursos humanos y materiales necesarios. Pueden formar parte de este servicio Hermanos, Sacerdotes, Religiosos/as y Colaboradores que cuenten con una formación adecuada en el ámbito de la pastoral. Éstos deben trabajar en equipo, coordinando sus actividades con los demás servicios de la Obra (Art. 54a, Estatutos Generales).